El extraño caso de Benjamin Button – Francis Scott Fitzgerald

I.

Hasta 1860 lo correcto era nacer en tu propia casa. Hoy, según me dicen, los grandes dioses de la medicina han establecido que los primeros llantos del recién nacido deben ser emitidos en la atmósfera aséptica de un hospital, preferiblemente en un hospital elegante. Así que el señor y la señora Button se adelantaron cincuenta años a la moda cuando decidieron, un día de verano de 1860, que su primer hijo nacería en un hospital. Nunca sabremos si este anacronismo tuvo alguna influencia en la asombrosa historia que estoy a punto de referirles.
Les contaré lo que ocurrió, y dejaré que juzguen por sí mismos. Seguir leyendo El extraño caso de Benjamin Button – Francis Scott Fitzgerald

Invitaciones superfluas – Dino Buzzati (lectura)

Queridos y lejanos lectores: Que es invitar sino poner algo en vida? Y de las invitaciones, no son las mejores aquellas que nos son rechazadas? Son estas las que ponen en la vida el misterio de la potencialidad. Aquello que pudo ser si hubiera sido.

En el plano de las bellas y mejores invitaciones aceptadas les presento en esta lectura a mi amada Lola en dueto.

Bajar Invitaciones superfluas en versión PDF

El regalo de los reyes magos – O´Henry

Un dólar y ochenta y siete centavos. Eso era todo. Y setenta centavos estaban en céntimos. Céntimos ahorrados, uno por uno, discutiendo con el almacenero y el verdulero y el carnicero hasta que las mejillas de uno se ponían rojas de vergüenza ante la silenciosa acusación de avaricia que implicaba un regateo tan obstinado. Delia los contó tres veces. Un dólar y ochenta y siete centavos. Y al día siguiente era Navidad.

Evidentemente no había nada que hacer fuera de echarse al miserable lecho y llorar. Y Delia lo hizo. Lo que conduce a la reflexión moral de que la vida se compone de sollozos, lloriqueos y sonrisas, con predominio de los lloriqueos.

Mientras la dueña de casa se va calmando, pasando de la primera a la segunda etapa, echemos una mirada a su hogar, uno de esos departamentos de ocho dólares a la semana. No era exactamente un lugar para alojar mendigos, pero ciertamente la policía lo habría descrito como tal. Seguir leyendo El regalo de los reyes magos – O´Henry